Una historia que comienza

En el año 2003 tuvo lugar Capítulo General de los Escolapios en Roma, donde se aprobó la propuesta de iniciar en Manila un Seminario Internacional para jóvenes de varios países asiáticos (Indonesia, Vietnan, Timor Este…). La idea era iniciar así el proceso de fundación en estos países comenzando la formación de los primeros candidatos para luego con ellos iniciar la presencia en estos nuevos países.

Fue así como iniciaron su formación en Manila algunos jóvenes indonesios que contactaron escolapios que viajaron desde Filipinas a Indonesia para presentar la vocación escolapia, sobre todo en la isla de Timor, donde había algunos religiosos y religiosas conocidos que ayudaron en esta tarea. Algunos de ellos continuaron su formación después en Madrid.

En el Capítulo General del 2009  la Viceprovincia Japón-Filipinas pidió la colaboración de otras provincias para preparar la fundación en estos países. La nueva provincia escolapia española de Betania aceptó el reto de hacerse cargo de la nueva fundación en Indonesia y Timor Este.

En septiembre del 2011 se organizó un primer viaje a Indonesia para discernir posibles lugares para iniciar en Indonesia. Tras visitar varios sitios se concluyó que era Atambúa el lugar mejor para iniciar nuestra primera comunidad. Contábamos con la buena acogida del obispo («la principal necesidad de nuestra diócesis es la educación, vosotros sois una Orden educativa: Welcome!”), con amistades en el lugar que nos facilitarían los primeros pasos (Sr. Jasinta, RVM, bpk. Petrus, Claretianos…) y con la circunstancia de que bastantes de las primeras vocaciones que habían surgido procedían esta zona.

En febrero de 2013 llegaron a Indonesia los dos primeros escolapios con la función de abrir comunidad y misión en Indonesia: Victor Gil (España) y Marcelino Leo Lando (Indonesia). Algunos meses más tarde se añadirían Anthony Redy (India) e Injonito da Cruz (Indonesia). Más adelante el P. José Mario Ramírez, el P. Judie Barsanas (ambos filipinos) y el P. Martín Bravo (Colombia).

El P. General seguía de cerca los primeros pasos de la nueva misión e incluso realizó varios viajes para conocer el lugar, hablar con el obispo y ayudar a discernir nuestras decisiones. Su consejo fue iniciar sin un proyecto preconcebido, e ir dejando que la realidad nos hicicera comprender por donde podía inciar nuestra misión.

Pronto comenzamos por las tardes a dar clases de inglés gratis con los niños del barrio de Tini (Atambúa) que acudían cada tarde a la casa que habíamos alquilado. Después de las clases jugábamos con ellos. Se plantó así la semilla del futuro «Learning with Calasanz» que dos años más tarde tomaría forma en nuestra nueva comunidad de Nekafehan.

Algunos de los nuestros comenzaron también a dar clases en las escuelas diocesanas de Atambúa (don Bosco, Surya, S. Yosef). Tras varios meses, tras conocer mejor la situación educativa y hablar con mucha gente del lugar comprendimos que nuestra inicial contribución a la situación educativa podría ser mediante un asrama destinado a acoger chicos de los pueblos de la zona que necesitan venir a la ciudad para estudiar la secundaria y el bachillerato. Comprobábamos que a menudo estos chicos fracasaban en los estudios por falta de atención y seguimiento, al estar lejos de sus familias. El asrama podría proporcionarles un plus de formación integral. Decidimos empezar la construcción del asrama que finalmente pudo acoger los primeros alumnos en 2016. En la actualidad puede acoger hasta un total de 100 alumnos de secundaria y bachillerato.

A su vez Learning with Calasanz se afianzaba con la ayuda de los aspirantes escolapios (el primer grupo inició su formación en agosto del 2015) y aumentaba progresivamente el número de niños. Ya no sólo se enseñaba inglés, también otras materias, artes, formación moral y religiosa, oración…y juegos.

En julio del 2016 se inició en Yogyakarta la segunda comunidad escolapia en Indonesia destinada para el estudio universitario de la educación y la formación de prenovicios y juniores. Inicialmente comenzaron 18 juniores y prenovicios, con 2 padres (Víctor y José Mario). En la actualidad contamos con dos casas, una para los juniores y otra para los prenovicios. Esta última inició en mayo del 2020. Actualmente hay unos 40 formandos en Yogya, entre prenovicios y juniores.

En enero de 2020 el P. Daniel Hallado se trasladó a Dili junto con dos juniores para tratar de iniciar la primera comunidad escolapia en Timor Este.

Y esta aventura continúa…