El pasado 23 de enero tuvo lugar la Asamblea Pastoral de la comunidad cristiana (católica) de Makili. Es una buena ”herencia” del P. Luis, de desarrollo habitualmente anual, si bien los úlitmos años, en parte por la pandemia, no pudo tener lugar.

El día comenzó con la misa dominical a las 9 de la mañana. Después un café compartido de todos los participantes en la Asamblea, unas cien personas.

Un baile local antes de entrar a la sala. Y, en la sala, presentar los tres temas elegidos en el consejo pastoral: la economía de esta comunidad cristiana, la propuesta escolapia de “hatutan Calasanz” (educación no formal de los niños por las tardes) y una revisión general de la pastoral.

Después se pasó al trabajo por grupos. Se cerró este momento con la comida compartida, para unas 130-140 personas, contando los niños. Y después la puesta en común, diálogo y síntesis de conclusiones, terminando hacia las 6:30 de la tarde.

Un día muy completo con sus frutos, entre ellos la renovación del consejo pastoral, eligiendo los representantes. Las conclusiones serán examinadas e implementadas, en lo posible, por el nuevo consejo pastoral.

Cuando se habla de sinodalidad, creemos que esto puede ser un ejemplo.